Elementos de Supervivencia

Te contamos qué es lo que no te puede faltar para sobrevivir a una situación extrema.

Por Julieta Belcastro

La indumentaria en el trail running no es un tema menor ya que muchas prendas pueden salvarte la vida, así como lo estás leyendo. Voy a detallarte algunos elementos que no pueden faltar en tu chaleco de hidratación o mochila de trekking.

Silbato: en el silencio de la montaña cuando estás extraviado o si el grupo se adelantó podés acudir al este elemento. Algunos chalecos de hidratación lo traen incorporado. Es sencillo y podés conseguirlo en casas de deportes, pesca y camping. No necesita ninguna característica especial, la mayoría son de un tamaño pequeño y cabe en cualquier bolsillo. Si podés amarrarlo con una cinta mejor de ésta manera porque no corre el riesgo de caerse. Cabe destacar que es un elemento obligatorio en muchas carreras.

Manta de supervivencia: es un elemento que pesa 90 gramos y mide 12 x 6 cm cerrado y 2,10 x 1,30 metros extendida. El material es de aluminio en dos colores ya que sirve para dos funciones. La cara plateada en contacto con el cuerpo (y la dorada hacia afuera) mantiene el calor del cuerpo y evita una hipotermia. Al revés, la cara dorada hacia adentro (y la plateada hacia fuera) permite refrescar el cuerpo y protegernos frente al calor. En este caso es conveniente dejar espacio entre el cuerpo y la manta para que corra aire. 

Este fenomeno funciona asi porque el color plateado hacia fuera refleja mejor el sol y evita su calor, pero si el mismo plateado mira hacia el cuerpo humano refleja el calor corporal de la persona y mantiene su temperatura. Elemento obligatorio en carreras.

Luz titilante: El clima puede cambiar y ponerse lluvioso, con neblina o niebla. Para esos momentos las luces funcionan perfectamente ya que identifican a corta distancia a los corredores.

Vale aclarar la diferencia entre niebla y neblina: la niebla no deja ver a más de 1 kilómetro de distancia mientras que la neblina es menos densa y permite ver mas lejos. Conocer la diferencia te permitirá decidir si es necesario encender éstas luces con destello o no.

Botiquín de primeros auxilios: no por ser uno de los últimos elementos es el menos importante. De hecho es el que menos se tiene en cuenta a la hora de organizar una salida a la montaña. Es muy fácil de armar y se pueden utilizar diversos elementos como estuche en donde transportarlo y que entre todo lo necesario: por ejemplo una bolsa con cierre hermético al vacío estilo ziploc, una media o un cuellito estilo buf. Elemento obligatorio en carreras. Debe contener elementos básicos para tratar pequeñas lesiones y ayudarte a salir de imprevistos. Objetos basicos para llevar dentro: gasa, desinfectante, cinta adhesiva, anti diarreico, desinflamatorio, guantes descartables y pinza de depilar.

Frontal: debido a la actividad que practicamos al aire libre puede pasar que en algún  momento de carrera o en entrenamientos con poca visibilidad sea necesario usar el frontal o linterna de cabeza. Existen una gran variedad de marcas y potencia en lumen,  pero lo más importante es saber usar y economizar esa potencia para ahorrar en pilas. Es muy interesante que la linterna sea pequeña y ligera como para llevarla siempre encima (bolsillo de la mochila, guardada en una funda rígida o flexible, mejor impermeable). Y que su autonomía real sea superior a las 30/40 horas. Ojo con esto, pues ya sabemos que las bajas temperaturas hacen decaer notablemente la autonomía. Cuidado también si llevamos frontales con intensidad variable, porque malgastar “combustible” llevando la máxima potencia si solo alumbramos un par de metros por delante de nuestros pasos no es nada recomendable. Pueden ser frontales con batería, pilas o carga usb, lo más recomendable es que tenga ambos sistemas para alargar el tiempo de uso. Es un elemento obligatorio de carrera.