Ha­llan mi­cro­plás­ti­cos en la die­ta de los pin­güi­nos de la An­tár­ti­da

FUENTE: NCC

Ma­drid, Es­pa­ña. 

Un equi­po cien­tí­fi­co ha cons­ta­ta­do “la am­plia pre­sen­cia” de mi­cro­plás­ti­cos en la die­ta de los pin­güi­nos de la An­tár­ti­da, des­pués de ana­li­zar las he­ces de tres es­pe­cies de es­tos ani­ma­les en di­fe­ren­tes lu­ga­res y años.

En­tre otras par­tí­cu­las de ori­gen an­tró­pi­co, los in­ves­ti­ga­do­res han iden­ti­fi­ca­do po­liés­ter y po­li­eti­leno.

El tra­ba­jo se pu­bli­ca en la re­vis­ta Scien­ce of the To­tal En­vi­ron­ment y está fir­ma­do, en­tre otros, por in­ves­ti­ga­do­res del Mu­seo Na­cio­nal de Cien­cias Na­tu­ra­les del Con­se­jo Su­pe­rior de In­ves­ti­ga­cio­nes Cien­tí­fi­cas de Es­pa­ña (MNCN-CSIC).

El es­tu­dio in­ci­de so­bre la ne­ce­si­dad de co­no­cer los efec­tos de es­tas par­tí­cu­las y de es­ta­ble­cer me­di­das más efec­ti­vas para con­tro­lar la con­ta­mi­na­ción por plás­ti­cos y otras par­tí­cu­las de ori­gen hu­mano en el con­ti­nen­te an­tár­ti­co.

Los mi­cro­plás­ti­cos son par­tí­cu­las de me­nos de 5 mi­lí­me­tros que es­tán cada vez más ex­ten­di­das en los eco­sis­te­mas ma­ri­nos, algo preo­cu­pan­te dada su per­sis­ten­cia en el am­bien­te y su acu­mu­la­ción en las ca­de­nas tró­fi­cas, se­ña­la un co­mu­ni­ca­do del CSIC.

“Es­tos con­ta­mi­nan­tes lle­gan a ma­res y océa­nos prin­ci­pal­men­te a tra­vés de la ba­su­ra y los desechos pro­ce­den­tes de las ac­ti­vi­da­des an­tró­pi­cas”, ex­pli­ca An­drés Bar­bo­sa, cien­tí­fi­co del MNCN y au­tor del tra­ba­jo.

Dada la baja pre­sen­cia hu­ma­na en el océano an­tár­ti­co y en la An­tár­ti­da, ca­bría es­pe­rar una baja con­ta­mi­na­ción por mi­cro­plás­ti­cos.

Sin em­bar­go, las es­ta­cio­nes de in­ves­ti­ga­ción, los bar­cos pes­que­ros y tu­rís­ti­cos y las co­rrien­tes ma­ri­nas ha­cen que es­tas par­tí­cu­las lle­guen a es­tos há­bi­tats, pu­dien­do pro­vo­car una alta con­cen­tra­ción a ni­vel lo­cal, re­la­ta José Xa­vier, in­ves­ti­ga­dor de la Uni­ver­si­dad de Coím­bra (Por­tu­gal) y otro de los au­to­res.

El ob­je­ti­vo del es­tu­dio, en el que tam­bién han par­ti­ci­pa­do in­ves­ti­ga­do­res de Reino Uni­do, fue ana­li­zar la pre­sen­cia de mi­cro­plás­ti­cos en la pe­nín­su­la an­tár­ti­ca y en el mar de Sco­tia, dada la im­por­tan­cia eco­ló­gi­ca de es­tos há­bi­tats.

Para ello, se ana­li­za­ron las he­ces de tres es­pe­cies de pin­güi­nos: el pin­güino de Ade­lia (“Py­gos­ce­lis ade­liae”), el bar­bi­jo (“Py­gos­ce­lis an­tar­cti­cus”) y el pa­púa (“Py­gos­ce­lis pa­pua”).

“Los pin­güi­nos se uti­li­zan para mu­chos es­tu­dios por­que su bio­lo­gía y eco­lo­gía son bien co­no­ci­das y el he­cho de que sean de­pre­da­do­res les con­vier­ten en bue­nos in­di­ca­do­res de la sa­lud de los eco­sis­te­mas en los que vi­ven”, sub­ra­ya Bar­bo­sa.

Los re­sul­ta­dos mues­tran que la die­ta de las tres es­pe­cies está com­pues­ta por dis­tin­tas pro­por­cio­nes de krill an­tár­ti­co, en un 85% en el caso del pin­güino de Ade­lia; un 66% en el del bar­bi­jo y, fi­nal­men­te, un 54% en el pa­púa.

“Se en­con­tra­ron mi­cro­plás­ti­cos en un 15, 28 y 29% de las mues­tras, res­pec­ti­va­men­te, en las tres es­pe­cies es­tu­dia­das”, de­ta­lla Joa­na Fra­gão, de la Uni­ver­si­dad de Coím­bra.

La fre­cuen­cia de apa­ri­ción de es­tas sus­tan­cias fue si­mi­lar en to­das las co­lo­nias, lo que in­du­ce a pen­sar que no hay un pun­to de ori­gen con­cre­to de con­ta­mi­na­ción den­tro del mar de Sco­tia.

“Es ne­ce­sa­rio se­guir es­tu­dian­do en esta lí­nea para com­pren­der me­jor la di­ná­mi­ca de es­tas sus­tan­cias y sus efec­tos en es­tos eco­sis­te­mas para guiar nue­vas po­lí­ti­cas de ges­tión en el con­ti­nen­te an­tár­ti­co”, con­clu­ye Fi­li­pa Bes­sa, de la mis­ma uni­ver­si­dad.

Por: EFE.