Juan Girbich: el Marselán de la pradera

A pocos kilometros de Paraná, la familia Girbich produce un varietal tan casero como natural. Pasen y vean.

por Maria Inés Insúa / VINOS ENTRERRIANOS

Todo queda en familia. Dentro de la parcela con 1600 plantas que cuidan Martin Girbich y su esposa Ana Maria Jacobi, ubicada en Aldea Jacobi – fundada por los abuelos de ella – en el ejido de Crespo, a menos de 40 kilometros de Paraná. Juan Girbich es el hijo de ambos y también la marca insignia.

El sueño comenzó en 2011, a prueba y error, pero alzando bandera que se proyecta a nivel provincial.»Creemos que somos la cuna del Marselán en la zona, o estamos entre los primeros», explica Martín.

Como si fuera poco, y para no olvidar que es un vino «casero y totalmente familiar» aclaran que la levadura que fermenta el mosto es natural, «nativa e indígena, o sea autóctona, lo que le da un carácter local y una impronta única». Y concluye «es un vino raro, pero con mucha aceptación»

Las levaduras nativas – si bien requieren mas cuidado y segumiento – se obtienen del mismo terroir y por eso exaltan las peculiaridades – aroma, color y estructura – de ese vino único.

Además del Marselán cultivan Malbec, comercializando estos dos varietales, y un blend de ambos. La vendimia queda entre familiares y amigos, y los vinos se ofrecen en ferias locales.

Les gusta presentar el vino como un producto «de la pradera entrerriana», una expresión tan bella como interesante para posicionar a la provincia en el mapa vitivinícola argentino ¡Gracias Martin!

El facebook es VINOS CASEROS JUAN GIRBICH

Salud.