Las nuevas lesiones que están atacando a los corredores

FUENTE: MARATHON RANKING

Si estás sintiendo dolor detrás de la rodilla o alguna vez lo haz sentido cuando estás caminando o te encuentras sentado, flexionando tus piernas y aún peor cuando estás corriendo, entonces se hace necesario develar las verdaderas causas.

A continuación, te ayudaremos a identificar aquello que te está provocando este dolor, dándote a conocer estas dos desconocidas y peligrosas lesiones que podrías llegar a sufrir detrás de la rodilla.

Está de más decir, que esta nota está hecha con el fin de orientarte, pero en ningún caso reemplaza una visita al médico, quien es la persona idónea para realizar un diagnóstico.

Lesión 1: Sobrecarga del Poplíteo

Se caracteriza por el dolor en el poplíteo y para que sepas identificarla, la mejor manera es conociendo este músculo.

El poplíteo es un músculo que se encuentra ubicado en la zona superior de la pantorrilla y en la parte posterior de la rodilla. Corresponde a un músculo tamaño pequeño y corto, de forma aplanada y triangular, y no es muy vistoso.

Seguramente, por estas características es tan poco conocido por la mayoría de los runners hasta que empiezan a sentir dolor detrás de la rodilla. Sin embargo, pese a su tamaño, el poplíteo es un músculo con importantes funciones, tales como:

  • Encargado de iniciar la flexión de la rodilla, lo que se aprecia, principalmente, al doblar la rodilla cuando la persona se encuentra acostaba boca abajo.
  • Colabora en mantener la estabilidad de la rodilla.
  • Controla la rotación de la rodilladurante la fase de apoyo.

¿Al correr, por qué se produce esta lesión?

Cuando corres, tus piernas tienen que soportar los impactos que se producen en cada paso que das y uno de los músculos que juegan un rol vital en tu marcha es el poplíteo. Estos impactos que se repiten pueden provocar una sobrecarga del músculo poplíteo que podrían llevar a un estado de rigidez y falta de elasticidad riesgoso.

Un músculo poplíteo rígido y mal estirado, puede generar la inflamación de tu tendón y una tendinopatía extremadamente dolorosa que se sufre en la parte posterior de la rodilla y que se agrava al realizar sentadillas profundas y especialmente cuando corres cuesta abajo.

Por esta causa, frente a la aparición de las primeras molestias en esta zona, tienes que reducir las cargas de entrenamiento y empezar desinflamar la zona, ya que, además del dolor en la zona al desplazarnos, la inflamación del poplíteo podría llegar a impedir la total extensión de la rodilla.


Consejos para eliminar el dolor en la rodilla que provoca el poplíteo

  • Reduce las cargas de entrenamiento
  • Aplícate de hielo en la zona.
  • Usa medias de compresión, ya que te ayuda a aumentar el flujo sanguíneo y bajar el dolor.
  • Realizar estiramientos de la pantorrilla y poplí
  • Evita las sentadillas profundas y correr en cuestas.
  • Masajéate para evitar la formación y favorecer la eliminación de nudos musculares en el poplíteo.

Lesión 2: Tendinopatía del Bíceps Femoral

Para que puedas identificar esta lesión, los síntomas más típicos incluyen: dolor e hinchazón donde el tendón se inserta en el hueso, es decir, detrás de la rodilla en la parte exterior. Sin embargo, si los otros dos tendones de los isquiotibiales también se encuentran implicados, el dolor puede sentirse en la zona media.

El dolor detrás de la rodilla se siente cuando flexionas la rodilla y al finalizar el ejercicio y este podría seguir al día siguiente. Con el fin de que puedas reconocer esta lesión más fácilmente, también es fundamental conocer el bíceps femoral.

El bíceps femoral corresponde a uno de los músculos de la parte posterior de tu pierna y es uno de los que forman los conocidos isquiotibiales y por este motivo es que es vital para los runners. El bíceps femoral es un músculo de 2 puntas y está en la zona posterior del muslo. Se compone de dos partes: la cabeza larga, que se adjunta a la isquión (la parte inferior y posterior del hueso de la cadera), y la cabeza corta, que se une al hueso del fémur.

Estas 2 cabezas del bíceps femoral ayudan a flexionar la rodilla, y la cabeza larga también colabora a la extensión de la cadera.  Cuando tus rodillas se encuentran semiflexionadas, el biceps femoral ayuda a una ligera rotación externa.

Al correr, la activación del bíceps femoral es lo que permite que flexiones y extiendas las rodillas y la cadera al realizar tus zancadas.

Consejos para eliminar esta lesión

A consecuencia de las exigencias a la que se ve sometido este músculo en cada uno de tus entrenamientos y carreras, es fundamental que lo protejas de la mejor manera. Prevenir es lo más importante.

La principal recomendación es que siempre realices adecuados estiramientos y masajear la zona