Liderazgo creativo: cómo empoderar a todos los actores de una institución

Ticmas organizó una jornada de formación para directivos y roles de decisión en escuelas y colegios.

Fuente: INFOBAE.COM

Dentro de las ramas de liderazgo, el liderazgo creativo es aquel que opera, no directamente sobre los líderes, sino que busca generar las condiciones para que los líderes de equipos de gestión puedan desbloquear el potencial creativo de la organización y de las personas que allí trabajan.

Sobre este tema fue el nuevo encuentro que Ticmas organizó para abordar con los directivos de instituciones escolares. Mes a mes, Ticmas organiza jornadas exclusivas para las figuras de decisión de las escuelas y colegios que utilizan esta solución educativa, de manera que, al mismo tiempo que se consolida una red de directivos, se profundizan los espacios de capacitación y formación.

Esta semana, el abordaje fue el desarrollo de estrategias para poner en práctica el liderazgo creativo: cómo empoderar a todos los actores de una institución. Con la presencia de Lucrecia Prat Gay, un nutrido grupo de representantes de instituciones de todo el país trabajaron sobre diferentes estrategias de autogestión para a guiar a otros. “Cuando hablamos de liderazgo creativo”, comenzó la neurosicoeducadora, “no hablamos de ser nosotros, los líderes, quienes deben ser cada vez más creativos, sino de ir cediendo el lugar a que otras personas del plantel puedan ir demostrando eso que pueden hacer”. El tipo de líder que toma este modelo no es el de alguien que está agarrado a la silla, sino todo lo contrario: el de alguien que espera que las cosas sigan igual de bien cuando llegue el día en que él tome nuevos rumbos.

Además de ser una educadora formada en Argentina, Estados Unidos e Inglaterra, Prat Gay habló desde su experiencia como cofundadora del Colegio Río de la Plata Sur, donde fue Directora General de Inglés y puso en marcha el modelo de enseñanza compatible con el cerebro hace quince años, que hace “que el aprendizaje sea más orgánico, más sencillo, más memorable, más disfrutable”.

Una buena práctica, explicó, es comenzar las reuniones con buenas noticias o con humor. Es necesario reconocer la angustia y el estrés que trae la pandemia para que pueda desactivarse —o, al menos, morigerarse—. Hay evidencias de que es bueno buscar excusas para celebrar, aunque sean pequeñas celebraciones, y reír.

El humor es una herramienta extraordinaria para mantener sólido el sistema inmunológico: hay más actividad de glóbulos blancos. “Los noticieros deberían decir esto, en vez de decirnos sólo que hay que ponerse barbijo y alcohol en gel”, señaló Prat Gay. Y el efecto cognitivo es más fuerte: “Cuando nos reímos liberamos neurotransmisores que ayudan a la sinapsis. Después de habernos reído un rato hay mucha más chance de entender algo”.

“En general”, dijo Prat Gay, “no llegamos a entender la importancia de la cooperación real. Pero hay mucha evidencia de cómo el movimiento, la cognición, la emoción y el cerebro social están totalmente relacionados y que habría que repensarlo cuando pensemos las escuelas que van a venir después de esta normalidad”.

Pero a la vez que hay que aprender nuevas estrategias, hay que desaprender otras sentencias que afectan claramente el trato y el trabajo cotidiano. “Hay que desaprender que a las palabras se las lleva el viento. Es mentira. Las palabras parecen etéreas, pero si las repito las palabras se trabajan en materia gris. Cuando uno le dice a un hijo ‘No seas lerdo’ o ‘Animate a dejar las rueditas, no seas maricón’, lo que hace es dejar esas ideas en la materia gris. La gente abusada verbalmente tiene en el cerebro un cuerpo calloso menos desarrollado, lo que hace que es más difícil conectar los dos hemisferios. Hay que cuidar lo que uno dice y la excusa no puede ser que tuviste un mal día: si uno es un líder sabe qué hacer cuando está pasando un día complicado”.

Otra frase a abandonar es que la letra con sangre entra. “Es absolutamente mentira que se puede aprender bajo pánico o presión. El susto que nos imprimían a veces hacía que uno se estudiara todo de la noche a la mañana y vomitara todo en una hoja, pero no se arman redes neurales cuando uno está asustado. Las emociones intensas como el miedo impactan en el funcionamiento de la memoria. Entonces cuando uno está estresado o le tiene miedo al profesor, cuando te amenazaron en tu casa, todo eso es exactamente lo opuesto a lo que tiene que ver biológicamente posible”.

Fuente: https://www.infobae.com/educacion/2021/07/01/liderazgo-creativo-como-empoderar-a-todos-los-actores-de-una-institucion/